¡La Villana aplastará su destrucción con sus modernas armas de fuego! Capítulo 01

Prólogo: El nombre de ésta villana

─La chica conocida como la villana.

Las casas se quemaban. La ciudad estaba en llamas. Las enormes mansiones arden en llamas.

Las calles de lo que alguna vez se conoció como “la capital cultural” están llenas de humo negro y espeso. Grandes obras de música, ópera y literatura. Fue aquí donde fueron añorados.

Y ahora todo está en ruinas.

Avancé a través de las ruinas de esa ciudad.

Con el cañón ridículamente grande en mi mano derecha, un arma de tanque de 120 mm, volé los edificios que tenía frente a mí mientras seguía adelante. Destruiré todo lo que se interponga en mi camino, los haré escombros con el cañón del tanque, mientras me movía hacia el palacio sin decir una palabra.

Los soldados que apenas y lograron sobrevivir a mi barrera, intentaron contraatacar con ballestas, pero rastreé la trayectoria de los rayos en el aire y los esquive con una agilidad sobrehumana.

Las medidas de adaptación al combate de clase 3 fueron un éxito. Tanto mi capacidad física como mis reflejos han mejorado. Es como si las flechas se pausaran en el aire. No tengo problemas para evadirlas, y tampoco tengo problemas para devolverles el favor.

Así que les di a los soldados de regalo, una gran lluvia de artillería. ¡Sip, de nada!

—Bien entonces, Blau, Gelb, Rot. ¿Dónde están ubicados los demás?

Cuando les pregunté, vi la imagen de tres: las tres hadas que eran mis seguidoras vestidas con bonitos vestidos, revoloteando, aparecieron en mi campo de visión.

La imagen fluye a través de mis nervios ópticos y se muestra en mi visión como una ventana. Mientras lo hacen, también veo lo mismos que esas tres ven.

—Hay soldados al frente del palacio, maestra.

—No hay enemigos en la retaguardia.

—¡Área despejada!

Realmente, esas hadas son muy buenas para explorar lugares mientras no las detecten, son el reemplazo perfecto para un avión no tripulado de reconocimiento. Aunque a veces son un poco necias para hacer el trabajo, siempre que les prometas una recompensa de caramelos, puedes comprarlas.

Mientras pisaba los cadáveres de los soldados muertos y los heridos de muerte que no pudieron siquiera hacerme frente, destruía los vagones y las barricadas abandonadas que se interponían entre el palacio y yo, mi estado de ánimo era tan jubiloso que casi quería ponerme a cantar.

Los guardias de hecho estaban frente al palacio. Eran soldados que habían sido llamados como último recurso, veteranos endurecidos por la batalla. Reconocí esos uniformes azules y blancos.

—Jaja… deben estar bromeando. Pensé que era simplemente un mito lo del campo de batalla. ¿Ahora me estás diciendo que realmente existe?

Uno de los viejos en la Guardia Imperial hizo una mueca con una risa seca.

—El Diablo rojo. La bruja asesina de dragones. La verdugo de Plussen. ¿Por qué ha venido un monstruo así? ¿No es simplemente extraño? Sola… atacando al Palacio Imperial e inundándolo en un mar de fuego… Es… ¿Por qué estás haciendo esto…?

Ese anciano me miró con una cara solo para decir que realmente no entendía nada.

—Solo puedes culpar a tu pensamiento tan pobre. Logré todo esto con solo un poco de magia. Aunque es posible que también sea que tengo algo de talento, la única razón por la que ahora estoy muy por delante de ustedes, es porque seguí superando mis límites, sin dejar nunca de lado mi ingenio. ¿Necesitas más explicación que esa?

Preguntándole eso a los guardias imperiales, sonreí.

—Tú, monstruo…

—No podemos ganar…

—Un demonio…

Los guardias apuntaron sus ballestas hacia mí, sus manos temblaban de miedo.

—¡Entonces déjame preguntarte esto, Diablo Rojo! ¿No eres simplemente una niña? Matar a innumerables personas sin ninguna preocupación… Incluso mujeres y niños … ¡Estos soldados solo quieren regresar a casa con sus familias, ¿cómo pueden estar calmados con esta situación?

Las palabras del anciano eran aburridas.

—Está bien. Hay ciertas sinapsis en el cerebro que hacen que uno sea reacio al asesinato. Son estas sinapsis las que nos obligan a tener algo llamada “conciencia”, el mayor obstáculo para matar. Pero, ¿y si pudiera hacer que dejaran de funcionar?

Bueno, en realidad es algo de lo que estoy muy orgullosa.

—¡Tal cosa, eso es imposible! ¿Te metiste con tu cerebro usando magia? ¿¡Para deshabilitar tu propia conciencia!?

—Es correcto. No siento tales cosas como conciencia, misericordia o compasión. Soy simplemente una máquina que derriba a sus enemigos. Si el oponente es un soldado enemigo, puedo apretar el gatillo sin escrúpulos morales. Tampoco siento compasión por el daño colateral.

Finalmente lo había logrado. Un cerebro humano perfectamente preparado para el combate.

—Eres un monstruo. Una psicópata asesina sin conciencia. Incluso los soldados dudan en matar a sus enemigos.

—Entonces ese soldado tiene fallas, viejo. Los soldados no necesitan una conciencia. Los que avanzan con el sonido de un silbato o un tambor, y no dejan de luchar hasta que su oponente es aniquilado, esos son los verdaderos soldados. ¿No es así?

Parece que el anciano ve la guerra de una manera romántica. Ese tipo de pasatiempo no me conviene. Soy del tipo que exige una completa eficiencia. Los gestos y la formalidad de los campos de batalla de antaño me disgustan. Es lamentable que haya soldados profesionales que dudarían en matar a un enemigo.

—¿No tienes sentido del patriotismo?

—Hmm. No, Sólo me interesa aniquilar al enemigo. Por supuesto, me alegraría si la gente del país estuviera satisfecha con mis esfuerzos.

El patriotismo, ¿eh? Me pregunto si un país que exiliaría a toda la casa de un duque simplemente porque intimidó un poco a la heroína debería estar hablando del patriotismo.

—Ahora, es tiempo de que la historia termine. Estoy a punto de estar muy ocupada convirtiendo este hermoso y lujoso palacio en un solar vacío. hablar es divertido y todo, pero no puedo dejar que interfiera con el trabajo.

Les dije esto con calma, luego apunté el cañón del arma hacia los Guardias Imperiales.

Rondas de munición expansiva. Perfecta para una apertura.

—¡Demonio! ¡No escaparás del infierno por esto!

—Demonio… ¿Qué es exactamente lo que piensan que son los demonios y los humanos? Sabes, mis padres me dieron el nombre perfecto.

El guardia gritó incoherentemente mientras disparaba.

La ronda de ME dio en su objetivo y la barricada cayó en una gran explosión, arrasando con los guardias cercanos. El anciano que me había estado hablando también fue lanzado al aire, uniéndose al resto de los cadáveres destrozados que cubrían la ciudad.

Un dispositivo de carga giratorio automático descargó y recargó la siguiente ronda automáticamente, y la pistola rugió cuando disparé a los guardias que habían logrado sobrevivir al primer disparo.

—Blau. ¿Número de hostiles restantes?

—No hay ninguno, maestra.

Mientras apuntaba el ardiente cañón del arma al cielo, el hada continuó.

—Pero, ¿esto está bien, maestra? Ir tan lejos…

—Es necesario, Brau. El enemigo nos está subestimando. Tengo que darles una idea de lo que realmente es el miedo. También me gustaría adquirir datos sobre la guerra real.

Bueno, la verdadera razón es la información, después de todo. Tee hee ♪

Apunte de nuevo el riel del cañón del tanque hacia el palacio.

—Ah. Me olvidé de mencionarlo. Mi nombre es Astrid-Sophie von Oldenburg. Una innovadora mágico incomparable, y un enorme arsenal humano. También resulta ser que yo soy la villana. Gusto en conocerlos. Y, adiós.

Me presenté, luego, con una risa espléndida, comencé a reducir ese fino palacio a escombros.

Realmente creo que reducir este lugar a astillas fue lo mejor que he hecho en mi vida. Ser testigo de los momentos finales de algo verdaderamente hermoso es realmente lo mejor. Me divertí mucho cuando caminé a la destrucción. Después de todo, oportunidades como esa no pasan todos los días.

Bien, ¿por qué no retrocedemos un poco y rastreamos exactamente cómo terminamos aquí?


En este momento yo, Astrid-Sophie von Oldenburg, tenía solo cuatro años.

Astrid-Sophie von Oldenburg … A pesar de tener un nombre tan estúpidamente largo, tenía un punto de encanto definido en mi ardiente cabello rojo. Me encantó mostrar mi cabello a todos los que lo miraban y dejar que creciera hasta la cintura.

Un día, cuando me enteré de que mi prima Iris había venido a jugar, corrí escaleras abajo rápidamente y cuando tropecé y me caí de cara al suelo desde el quinto escalón, recordé todo.

…¡Mis recuerdos de una vida anterior!

No, no necesito que me lleven a la casa divertida, ahora, por favor, escuchen mi historia.

En mi vida anterior, yo era un estudiante de primer año de la universidad. Yo estudiaba en la facultad de artes liberales.

Era una otaku militar, disfrutaba de una vida divertida y feliz, aunque un poco friki. Podría contarte todos los detalles de mis naves navales favoritas, los MBT y los aviones de combate… Espera, no desviemos la historia tan rápido.

Me las arreglé para entrar en la escuela de mi elección y estaba viviendo el sueño. Pasé todo mi primer año sola y absorta en mis aficiones, pero antes de darme cuenta, de repente estaba en el cuerpo de una niña de cuatro años. No sabía lo que estaba pasando. En serio, ¿qué demonios?

Pero, una cosa que sí entendí claramente fue que mi nombre era Astrid-Sophie von Oldenburg. Ese nombre coincidía perfectamente con el título de un juego Otome al que me vi obligado a jugar por una amiga mía, “Wish Upon a Shooting Star”.

No me tomó mucho antes de que recordara el resto.

El nombre de este país es el Imperio Prusiano. Está gobernado por Su Majestad Imperial, el Emperador Wilhelm III. El nombre de la escuela en la que finalmente me inscribiré se llama Saint Satanachia Magical Academy. Y, el nombre del príncipe heredero es Federico.

Fue el escenario del juego “Wish Upon a Shooting Star”.

Después de jugarlo, terminé todas las rutas del juego, así que lo entendí todo.

En primer lugar, yo no soy la protagonista.

Soy una villana, cuya función es abusar de mi posición para hostigar a la heroína.

Y, después de que la heroína y su objetivo de captura finalmente alcancen su final feliz, inevitablemente seré el catalizador de la caída de mi casa y me exiliaran.

¡Si yo fuera una persona normal, mi vida sería jaque mate! Pero claro, ese no es el caso. Mi lema siempre ha sido vivir a mi manera.

Si mi memoria es correcta, debería tener poder mágico para rivalizar con la heroína. Sí, la magia existe en este mundo. Y las personas que pueden controlar esa magia viven una vida encantadora. Es un llamado mundo de espada y magia.

Y si así es como va a ser…

¡Entrenaré y refinaré mis poderes mágicos para derrocar ese final malo!

Mi conocimiento de mi vida anterior será invaluable.

Yo era una otaku militar, después de todo. Conocía los mecanismos de disparo de armaduras que perforan proyectiles de los cañones de los tanques, sobre la ingeniería aeronáutica detrás de los aviones de combate e incluso sobre los misiles guiados por láser.

Por lo que puedo decir, las armas o la magia lo suficientemente buenas como para imitarlas aún no se han desarrollado en este mundo. Bueno, obviamente, porque es un mundo de espadas y magia.

Así es como va a ser.

Entrenaré mi talento mágico lo más rápido posible, y con la magia de este atrasado mundo… ¡desarrollaré la tecnología moderna de armas y aplastaré el mal final que me espera!

¡Sí! ¡Este es el mejor plan de todos!

—Todos los que estén de acuerdo, por favor levanten su mano.

—¡Estoy de acuerdo!

—¡Acuerdo!

—¡Convenido!

En la sala de juntas del cerebro de Astrid, la moción se aprueba por unanimidad.

Así, el propósito de mi vida se decidió a los cuatro años.

Primero, no descuides mi entrenamiento para dejar florecer mi talento mágico.

En segundo lugar, fusionar con éxito la magia de este mundo y mi conocimiento del armamento moderno.

En tercer lugar, evitar el final malo tanto como sea posible.

Y, por último, adquiera todo el dinero que pueda en caso de que no pueda evitar que mi casa sea aplastada.

Mientras me apego a esto, no importa lo que pase, estaré bien.

El día en que pensé eso por primera vez, caí en una fiebre profunda y estuve en cama toda la semana. Parece que mi pequeño cerebro no pudo soportar la repentina afluencia de recuerdos, ya que mis padres se asustaron y pidieron un curandero.

Sin embargo, cuando me desperté, ¡mi determinación estaba tan fresca como siempre!

¡Nunca voy a enfrentar ese mal final! Si trata de emboscarme, ¡lo destruiré con una potencia de fuego abrumadora! ¡Soy diferente a esa lastimosa Astrid de la historia!

¡No, ya no puedo dormir, Gadermann! ¡De hoy en adelante tengo que estudiar intensamente la magia!

¿Eh? ¿Puedo estudiar magia cuando voy a la escuela?

¡Para ese punto, sería demasiado tarde, padre!

Menú | Siguiente>


Traducción: Ringo

Edición: GOT

¡Y un nuevo estreno! ¡También traducimos el manga! Así que pasen por nuestra página de Facebook o nuestra sección “mangas” para verlo en TMO 😀

¡Muchas gracias a Ringo (la líder) por la traducción! A pesar de ser su primera traducción, ¡fue muy buena!